Información Ambiental - Collado Mediano

La Poda en Otoño

Una vez más llega el otoño…

La Poda en Otoño

La naturaleza, suspirando aliviada después de la angustia de finales de verano cuando el agua ya escaseaba, hace gala de una polisinfonía cromática: lo que antes solo tenía matices de verde, ahora se torna amarillo, rojo, ocre, marrón…

La suave brisa nos golpea la cara, cada vez es más fría y agudiza los sentidos. Se ve mejor, se sienten olores exclusivos de la estación, se oye el ulular del viento y el golpeteo de la lluvia en los tejados y nuestro cerebro cree sentir ya en la boca el gusto de los níscalos y los boletus…

Caen las hojas de los árboles y tapizando el suelo, nos recuerdan imágenes de la campiña francesa o de los jardines ingleses que tantas veces nos han vendido por televisión las series más comerciales. Nuestro pueblo también se embellece con las hojas de los árboles cubriendo las calles y en continuo movimiento como juguetes escogidos por el viento. Muy bonito para el visitante pero un engorro para los habitantes del pueblo.

Con las hojas y la lluvia llegan los resbalones por las calles. Se acumulan en los rincones como si de basura se tratase (a veces también algunos vecinos ayudan a ello con bolsas, papeles, enseres domésticos y hasta colchones) y entonces es cuando uno se acuerda del Ayuntamiento que debería tener todo limpio y, hartos de barrer y como cosa propia, se toman las decisiones drásticas: “es la hora de podar y mondar todos los árboles hasta que no quede una hoja”.

Es un error común y frecuente, a menudo fruto del desconocimiento. Primero hay que saber lo que uno tiene para poder conservarlo: no es lo mismo podar un plátano que un pino o un rosal.

Además hay que tener una idea del objetivo que tengamos previsto según el uso: vegetales cobertores a modo de barrera, ornamentales, sombra, sujeción del terreno… Y en el caso del arbolado urbano, cuya responsabilidad recae sobre el Ayuntamiento, deben conjugarse además la utilidad con el respeto a las necesidades y la forma de vida de los vecinos (cuestión prioritaria).

La poda por definición es el proceso de recortar un árbol o un arbusto. Bien realizada, puede incrementar la producción agrícola de los frutales, obtener fustes de mayor calidad en explotaciones forestales y, conseguir arbustos más bellos y floridos en nuestros jardines.

En el arbolado urbano, la poda debe prevenir la caída accidental por rotura de alguna rama y controlar el tamaño y forma de los ejemplares para evitar daños a las viviendas, además de facilitar el acceso de los viandantes y permitir la adecuada prestación de servicios a los que el consistorio está obligado.

Por el contrario, una poda mal realizada, de manera sistemática todos los años hasta el tronco (terciado o desmoche), sin la herramienta adecuada, etc.; genera tumoraciones en las plantas que, con la reiteración de los años impide que exista hueco físico para rebrotar la primavera siguiente, genera tocones con pudriciones, vías de entrada a virus, bacterias y hongos.

En definitiva, minora la longevidad de las plantas que, son más que un ornamento decorativo, dado que contribuyen a nuestro bienestar, siendo al fin y al cabo en el caso del arbolado urbano, un patrimonio común de todos los vecinos que el Ayuntamiento está obligado a conservar y proteger.

Este es el motivo por el que desde hace unos años, la Concejalía de medio ambiente del Ayuntamiento de Collado Mediano, sigue un plan de regeneración vegetal y cuidado de sus ejemplares, planteando distintos tipos de poda, en atención al servicio a la ciudadanía, el tipo de especie, su ubicación, etc.

A través de los proyectos anuales de Talleres de empleo que colaboran activamente con el personal municipal de plantilla, se trabaja en todo lo anteriormente expuesto para conseguir, con un criterio cada vez más profesional, un espacio más rico y diverso ambientalmente, a la par que más agradable para vivir y para ser visitado.

Campaña contra las garrapatas

Campaña contra las garrapatas

Se ha dirigido a la Federación de Municipios de Madrid el Director General de Salud Pública de la Comunidad de Madrid por la situación creada por la detección de garrapatas positivas al virus de la fiebre hemorrágica Crimea-Congo en varias comunidades autónomas, entre ellas la de Madrid.

Dada la incidencia que este hecho puede tener en la salud pública madrileña, la Dirección General ha elaborado una serie de materiales divulgativos, encaminados a ofrecer medidas de prevención para la población. El papel de los municipios en la difusión de este material es decisivo, pues en ellos se centralizan muchas actividades turísticas, agrícolas y cinegéticas, además de que los habitantes de las zonas rurales tienen un mayor peligro al estar más en contacto directo con la naturaleza.

Es por ello por lo que la colaboración de los Ayuntamientos de la Comunidad de Madrid se hace fundamental para alcanzar al mayor número de personas y prevenir el contagio de esta enfermedad.

Guía de Actuación ante Picadura de Garrapata

Labores de procesionaria del pino en Collado.

Colonias Felinas

Cerrar [X]Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y recopilar datos estadísticos sobre hábitos de navegación. El uso de cookies es necesario para la notificación de incidencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies